La rentabilidad de la prevenciĆ³n

Lun, 29/04/2013 - 09:16

Desde los diferentes ámbitos relacionados con la prevención de riesgos laborales (gobiernos, instituciones, Administración Pública, agentes sociales, servicios de prevención) se ha mantenido reiteradamente la siguiente afirmación: los costes asociados a la prevención no son tales y, por el contrario, deben ser tratados como una inversión que genera un retorno.

Las empresas españolas que gestionan la Prevención de Riesgos Laborales a través de los recursos definidos como Servicios de Prevención (ajenos, propios o mancomunados), suponen un 81,9%, según los datos de Encuesta Nacional de Gestión de la Seguridad y Salud en las Empresas (ENGE 2009). Estos servicios que son, por lo tanto, actores fundamentales para conseguir un entorno laboral saludable y sostenible que impacte positivamente en la salud pública de toda la sociedad, han desarrollado estrategias y análisis enfocados a las necesidades de sus clientes. Como gestores de la prevención, debemos cuestionar nuestros servicios desde un enfoque de rentabilidad y eficiencia hacia la empresa. ¿Es rentable la inversión que soportan las empresas al concertar las actuaciones con un Servicio de Prevención?

Intentando responder a esta última pregunta, los servicios y actuaciones que realizan las los Servicios de Prevención en las Empresas obligatoriamente cumplen unos objetivos. Estos objetivos son de diversa índole, y bajo el prisma de la gestión empresarial deben tener asociados unos indicadores que nos permitan verificar el grado de consecución de los mismos.

¿Hemos definido los indicadores que midan y permitan realizar el seguimiento del grado de cumplimiento de los objetivos planteados? ¿Los indicadores recogen aspectos relacionados con la rentabilidad? Si la respuesta es afirmativa, se debe cuestionar si nuestras empresas conocen estos indicadores.

Si, por el contrario, la respuesta a ambas preguntas es negativa, debemos definir dichos indicadores y orientarlos al cliente. El Servicio de Prevención debe conocer las necesidades, expectativas y demandas del cliente proporcionando servicios útiles, adecuados y adaptados. Este es el verdadero reto de los Servicios de Prevención para los próximos años, más si cabe, cuando estamos inmersos en una crisis económica cuyo final no llegamos a vislumbrar.

Se debe profundizar en la gestión mediante indicadores que estén relacionados con aspectos como los siguientes:

  • Proporción de medidas preventivas propuestas que han sido aplicadas por las empresas.
  • Índices de reducción de incidencia de daños laborales.
  • Índices de reducción de prevalencia.
  • Indicadores de clima preventivo.

Es evidente que la rentabilidad es un objetivo necesario en cualquier gestión empresarial, incluida la de los Servicios de Prevención. La Calidad del Servicio es la herramienta para obtener dicho objetivo. En el informe sobre la Calidad de los Servicios de Prevención en España del Observatorio de Salud Laboral se identifican cuatro áreas que definen el marco de referencia de la Calidad:

  • Calidad de relación.
  • Calidad de orientación.
  • Calidad profesional.
  • Calidad de gestión.

Si nos centramos en el área de calidad de gestión se analizan las siguientes dimensiones: capacidad de respuesta, efectividad, y la mejora continua. No debemos obviar la existencia de ciertas barreras que frenen la consecución de los objetivos que los servicios de prevención deben plasmar hacia las empresas asociadas:

  • La consecución de resultados no depende sólo de la actividad de los servicios, sino que en ello intervienen muchos otros actores.
  • La necesidad de una implicación directa entre cliente y Servicio de Prevención es fundamental para alcanzar los objetivos, y en muchas ocasiones conseguir esta relación es una tarea no exenta de dificultades.
  • Las diferentes expectativas entre proveedores y clientes.
  • La falta de percepción de la buena o mala calidad del servicio.
  • Los diferentes grupos de interés que hay que satisfacer.

El desarrollo de la Calidad de los Servicios permitirá que los Servicios de Prevención sean más eficientes y en última instancia rentables para las empresas. Plasmando estrategias adaptivas y reactivas nos apoyaremos en las fortalezas de los Servicios de Prevención y en las oportunidades del mercado para superar dichas barreras. Se obtendrá en los clientes una mejora en el clima laboral preventivo, reducción de la exposición a los riesgos y la consecuente reducción de daños a la salud, objetivos, estos últimos fundamentales y que caracterizan la razón de ser de los Servicios de Prevención.

José Félix Santacilia Galar

"Artículo de Opinión para DN Management de Diario de Navarra"